jueves, 28 de octubre de 2010

LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS - Torcuato Luca de Tena

A este libro le tengo un cariño especial. Y es que desde que tengo uso de razón lo he visto pululando por casa de mis padres, pero nunca me había dado por cogerlo. La verdad es que viendo el título y el nombre del autor, pensaba que era un libro religioso... Pero un día buscando algo que leer me puse a ojearlo y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que de religioso nada de nada! Vamos que me enganchó desde el primer día y desde entonces ya lo he leído otro par de veces. Así que si no lo conocéis, os invito a que le deis una oportunidad, que seguro que no os defrauda.

SINOPSIS:

Alice, investigadora privada, ingresa en un hospital psiquiátrico, simulando una paranoia, a fi n de recabar pruebas del caso en el que trabaja. La realidad a la que se enfrentará en su encierro superará sus expectativas. Un mundo desconocido y apasionante se mostrará ante sus ojos. El curso que tomarán los acontecimientos le hará pasar de detective a sospechosa en un juego de pistas tejido con asombrosa maestría.



Para escribir este libro, el autor estuvo en un psiquiátrico, simulando una enfermedad mental, conviviendo como un loco más entre los locos, para así conocer mejor la realidad que pretendía describir. Este conocimiento desde dentro impregna toda la obra.

  • Año de publicación: 1981
  • Precio: Según editorial

4 comentarios:

Mar Martinez dijo...

Pues a mi me pasó algo parecido... Este libro está en casa de mis padres desde que me acuerdo y con 15-16 años me dio por cogerlo y empezara ver de que iba... y me enganchó. La verdad es que te hace pensar bastante.

María dijo...

Es que con el título y el nombrecito del autor...jejeje
Pero vamos, totalmente recomendable!

Virginia Capilla dijo...

Este libro lo leí hace muchísssimo tiempo, creo que estaba en el instituto, pero de alumna (ahora estoy, pero de profe)y me impactó.

Mª Angeles Villares dijo...

Creo que este libro nos dejó huella a todos, yo suelo recomendarlo mucho.

Publicar un comentario

María Correa. Con la tecnología de Blogger.